Alternativas

¿Cuál es la satisfacción? Para los residuos industriales

La incineración es una industria lucrativa que usa los residuos tóxicos como materia prima. Es por eso la presencia de incineradores cierra un período contaminante, en el que las industrias desarrollan residuos eternamente y los incineradores tienen su negocio asegurado. Esto ha obstaculizado la utilización de elecciones de producción más limpias, sin generación de residuos tóxicos y con menor encontronazo sobre el ámbito y la salud. Las industrias tienen que adoptar compromisos obligatorios de reducción de los residuos producidos, en plazos y volúmenes concretos. Tienen que de igual modo rendir cuentas a la red social sobre los contaminantes que dejan libre al ámbito y los esfuerzos que hacen para bajar la utilización y la generación de tóxicos.

La estrategia de Producción Limpia a adoptar se apoya en 4 principios:

  1. el inicio precautorio, que llama a la precaución frente la indecisión científica;
  2. el inicio precautorio, que sostiene que es preferible impedir el inconveniente antes que repararlo
  3. el inicio democrático, según el cual todas la gente que tienen la posibilidad de verse perjudicadas por una elección tienen derecho a formar parte en el desarrollo de toma de desición;
  4. y el inicio holístico, que busca un enfoque que tome presente todo el período de vida de los materiales y procesos para la toma de elecciones ambientales.

Para los residuos hospitalarios

Más del 80% de los residuos que se desarrollan en los hospitales y centros de atención médica no son infecciosos, son semejantes a los que se generan en áreas de trabajo, cafeterías, etc., y tienen la posibilidad de ser tratados como Residuos Rígidos Urbanos. Entonces, antes que nada debe hacerse dentro de los centros de salud una rigurosa división entre los residuos real y probablemente infecciosos, de esos que no lo son.

Llevada a cabo la división el volumen de residuos a tratar es bastante menor y esto es viable empleando tecnologías de esterilización menos dañinos para el ámbito. Además hay que seguir en proyectos de adquisición responsable de insumos, que apunten a achicar la utilización de materiales descartables y equipos con tóxicos como el mercurio y plásticos de PVC. Esto hara más fácil el régimen posterior de los residuos.

Para los residuos rígidos urbanos

Tienen que adoptarse medidas que tiendan hacia el propósito Basura Cero. La misión Basura Cero busca achicar radicalmente la generación de residuos, tomando presente todo el período de vida de los materiales, e interviniendo en cada etapa del diseño industrial de modo tal de achicar la toxicidad y proporción de materiales, y alargar la vida servible de los productos. Basura Cero supone además recobrar los materiales descartados, por medio de su reutilización, reparación, reciclaje y compostaje.

Un plan de Basura Cero tiene dentro la estrategia de Extensión de la Compromiso del Productor. Esta estrategia expone que los productores tienen que asumir la compromiso por los productos que fabrican a lo largo de todo su período de vida, introduciendo los impactos que logren enseñar a lo largo de su producción, uso y disposición. La extensión de la compromiso del productor incentiva a los desarrolladores a achicar la toxicidad y proporción de materiales usados para llevar a cabo los productos, y a alargar la vida servible de los mismos.

Los proyectos de Basura Cero sugieren una opción a la falsa dicotomía: enterrar o incinerar. Aceptan además llevar a cabo un uso sustentable de los elementos naturales.

Deja un comentario