noalaincineracion.org
inicio contacto links







Indicios sobre el peligro de las dioxinas

Un estudio podría ayudar a los científicos a entender de manera más completa por qué las dioxinas podrían presentar riesgos a la salud humana. Las dioxinas son contaminantes comunes, producidos como resultado de varios procesos industriales.

Se las ha encontrado en la leche materna, y pueden atravesar la placenta de la madre hacia el bebé en gestación.

Algunos doctores creen que la exposición a estos químicos en bajos niveles durante los períodos críticos de desarrollo puede traer efectos dañinos, particularmente relacionados con la fertilidad, pero esto resulta difícil de probar en humanos, y además no saben por qué sucede.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio encontró que las dioxinas producen un efecto similar al de las hormonas esteriodes, como el estrógeno.

Esta hormona controla el crecimiento y el funcionamiento de los tejidos reproductivos, y ciertos estudios realizados sobre ratas han brindado indicios de que las dioxinas interrumpen este proceso.

Acción de la hormona

El estrógeno normalmente funciona uniéndose a un “receptor” en la capa externa de la célula, disparando efectos dentro de ella.

Sin embargo, el equipo japonés encontró que, aún en la ausencia de estrógeno, las dioxinas podrían unirse a otro receptor y disparar efectos similares dentro de la célula, activando genes normalmente asociados con el estrógeno.

En ratones cuyos ovarios fueron removidos, y que en consecuencia carecían de estrógeno propio, las dioxinas produjeron un efecto que imitaba a la hormona.

Otra investigación ofrece pistas sobre algunos de los otros problemas de salud con los que se ha relacionado a las dioxinas.

Problemas más amplios

Cuando los investigadores alteraron los ratones para que les falte el “receptor alternativo” que se une a las dioxinas, surgió la evidencia que sugería que este receptor cumplía un rol en el sistema inmunológico, el hígado, los ovarios y otros órganos.

La última investigación, publicada en el diario Nature, no sólo ofrece una explicación para los efectos de “interrupción hormonal” advertidos en otros estudios, sino que incluso podría ofrecer vías para que los científicos puedan contrarrestar la exposición a las dioxinas en el futuro.

El Profesor Malcom Parker, y el Dr. Jan Brosens, del Institute of Reproductive and Developmental Biology, Imperial College, Londres, escribieron en un comentario que todavía es difícil probar la relación entre las dioxinas y las enfermedades humanas.

“Parte del problema es que muchos de los efectos tóxicos atribuidos a las dioxinas, como las irregularidades en las funciones inmunológicas, la fertilidad y las capacidades de comprensión, son relativamente sutiles, responden a múltiples factores, son difíciles de diagnosticar y cuantificar, y con frecuencia tardan años en aparecer”.

Hicieron un llamado para que se realicen mejores pruebas para diagnosticar, y estudios en poblaciones más amplias para seguir probando la teoría.